Otras patologías

El equipo de profesionales de Nisa está preparado para atender todas las subespecialidades de la Oftalmología. Gracias al entorno hospitalario, además, tenemos la oportunidad de interconsulta con otros especialistas en caso que enfermedades generales que afectan a los ojos lo requiriera.

A parte de la cirugía refractiva láser y de las cataratas tratamos las siguientes patologías:
Estrabismo

Es cuando los dos ojos no se alinean en la misma dirección y, por tanto, no miran al mismo objeto al mismo tiempo. La afección se conoce más comúnmente como “ojos bizcos” (estrabismo convergente), en caso que esté desviado hacia la nariz, o estrabismo divergente si lo hace hacia afuera, hacia el lado opuesto a la nariz. Esta alteración del paralelismo de los ojos, puede ser en ocasiones corregida con gafas. En otras, se requerirá cirugía.

Degeneración macular

La degeneración macular senil es una de las patologías maculares (la mácula es la zona de la retina con mayor sensibilidad), con alta prevalencia y necesidad de tratamiento altamente especializado. Por ello se ha requerido una unidad aparte en la que los pacientes son minuciosamente estudiados y adaptados el tratamiento según los últimos protocolos para esta enfermedad.

Glaucoma

Íntimamente relacionado con el aumento de la presión intraocular, aunque se barajan también causas de origen vascular, se  manifiesta como pérdida de zonas de visión del campo visual debidas a la muerte de fibras nerviosas del nervio óptico.

Las últimas pruebas exploratorias, como la denominada OCT, detectan lesiones en el nervio óptico antes que se manifiesten en la clásica prueba del campo visual.

Así mismo, el SensiMed es una novedosa técnica diagnóstica en la que se le adapta al paciente un microchip que monotoriza la presión intraocular las 24 horas, detectando picos de presión intraocular que no serían detectados en horarios de una consulta convencional.

En los casos que con tratamiento con gotas no se controla, se indica la cirugía, creando una fístula del líquido del interior del ojo (humor acuoso) con el exterior, disminuyendo por tanto la presión que lesiona el nervio óptico.

Retina

Es donde se proyectan las imágenes y son transmitidas mediante estímulos eléctricos a nuestro cerebro.

Es asiento de múltiples enfermedades, que requerirán un tratamiento médico (infecciones, inflamaciones, trastornos vasculares etc) o quirúrgico (desprendimiento de retina, hemorragias vítreas, etc).

Vías lagrimales

Las principales enfermedades son opuestas. O bien un lagrimeo continuo por obstrucción de la vía de drenaje lagrimal, o sequedad ocular con sensación de cuerpo extraño, úlceras corneales, etc.

En los adultos, se crea un by-pass entre la vía lagrimal y la nariz mediante una perforación en el hueso. La técnica clásica se denomina “dacriocistorrinostomía” en la que se realiza una incisión cutánea en la parte lateral de la nariz. En la actualidad, existe otra técnica en la que, mediante una sonda láser, se introduce ésta por el punto lagrimal y al apoyarla en el hueso nasal, su efecto térmico consigue realizar el orificio. Con esta técnica se evita el corte y por ello, la cicatriz.

Cirugía plástica y estética ocular

Su diferencia radica en que mientras en la plástica se reparan los anejos oculares (párpados) de anomalías en la posición (ptosis, ectropión entropion) u otras enfermedades (tumores, infecciones) que amenazan la integridad del globo ocular o su función, en la estética se actúa sobre zonas con el fin de mejorar el aspecto estético del paciente (bolsas grasa, piel excesiva en el párpado superior etc.).